¿Qué tanto conoces acerca de la nube?

Especialmente en los tiempos recientes, hemos escuchado bastante hablar sobre Transformación Digital, Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, Cloud Computing, entre otros; estos son conceptos relacionados entre sí y que seguro, así no seas consciente de ello, los aplicas en tu diario vivir.

En este artículo nos enfocaremos en el Cloud Computing, el cual podríamos definir como un conjunto de recursos accesibles a través de internet que te brindarán una serie de servicios, sin necesidad que te ocupes de temas como la infraestructura que los soporta. Ejemplos típicos de servicios en la nube que usamos a diario son: el correo electrónico, Youtube, Waze, Netflix,  las aplicaciones para hacer compras en línea (muy necesarias en la nueva normalidad), las redes sociales, entre muchos otros.

Dentro de las ventajas del Cloud Computing tenemos las siguientes:

  • Disponibilidad: Los principales proveedores de nube tienen sus centros de datos en diferentes ubicaciones geográficas alrededor del mundo, los cuales cumplen con las normas referentes a cableado eléctrico y de datos diseñados para uso prolongado, así como de equipos lo suficientemente robustos para funcionar las 24 horas del día, los 7 días de la semana (esto involucra elementos adicionales como ventilación, mantenimiento, estándares de instalación y demás). Adicionalmente al contar con infraestructura robusta en diferentes localizaciones se logra que en caso de una falla local, se utilicen recursos de otro lugar y que esta transición se dé en tiempos que son casi imperceptibles para los usuarios finales.
  • Pago por uso: Es uno de los beneficios más tangibles del Cloud Computing, en el cual sólo pagas por lo que utilizas, sin permanencias ni exigencias mínimas de consumos.
  • Flexibilidad: Los recursos en la nube (servidores, almacenamiento, cómputo, etc) puedes escalarlos o reducirlos según tus necesidades; esto lo hace muy útil para aquellas organizaciones que, por ejemplo, tienen picos de ventas estacionales para diferentes épocas del año (Navidad, San Valentín, Día de la Madre) y requieren contar con mayores recursos sólo por unos meses y luego reducirlos para su operación habitual.
  • Rentabilidad: Al poder controlar y reducir los costos de infraestructura (qué suelen ser de los más altos en los planes de capacidad de las organizaciones), sin duda puedes tener más eficiencia en tus procesos, reducir costos fijos y como resultado mayores ganancias.
  • Continuidad del negocio: La nube te brinda esquemas que te permitirán desde la realización de un backup de información periódico hasta montar todo un plan de recuperación ante desastres utilizando la infraestructura que la nube provee como servicio. Esto ayudará a que tus procesos críticos de negocio estén siempre arriba y, lo más importante, generando buena impresión en tus clientes y usuarios, resultando en más y mejores ventas.
  • Experiencia de usuario: Al contar con servicios siempre disponibles gracias a una infraestructura redundante, sin duda la experiencia de usuario con respecto a tu negocio será la mejor.
  • Eficiencia: La nube brinda servicios que traen implícitos los temas relacionados con infraestructura física (servidores, comunicaciones, seguridad, alimentación eléctrica, almacenamiento), seguridad de la nube, operación y mantenimiento de la misma, actualizaciones de software, y demás requeridos para un funcionamiento adecuado y permanente. Lo anterior permite que tu área de tecnología se enfoque en asuntos críticos para el negocio en lugar de incurrir en el desgaste que implica la administración, operación y mantenimiento de recursos individuales.
  • Democratización: Hace unos años las soluciones que nos permitieran realizar una reunión por videoconferencia o incluso los servicios de correo electrónico corporativo, eran accesibles sólo para las grandes compañías que podían realizar importantes inversiones en infraestructura tecnológica y servicios de soporte, operación y mantenimiento asociados. Hoy en día, independiente del tamaño de las compañías, se cuenta incluso con recursos gratuitos que nos permiten estar siempre conectados y con nuestros negocios funcionando.
  • Seguridad: Aun cuando este es uno de los temores expresados por la mayoría de organizaciones, debes saber que existen buenas prácticas, herramientas y estándares para asegurar la información y aplicaciones que llevas a la nube.
  • Reducción de la huella de carbono: Los grandes proveedores de nube deben cumplir con altos estándares que garanticen consumo energético eficiente, equipos robustos con duración de varios años y una disposición adecuada de los desechos tecnológicos.
  • Última tecnología y versiones: El brindarte las últimas funcionalidades y tecnologías será una obligación de tu proveedor de nube, el cual deberá garantizarte servicios, recursos o aplicaciones siempre disponibles, funcionales y eficientes.
  • Accesibilidad y movilidad: Para llegar a la nube sólo necesitas una conexión a internet y un dispositivo compatible como Tablet, celular o PC; lo que te permitirá mantenerte conectado independiente del lugar en donde te encuentres.

Lo anterior es sólo un abrebocas sobre el poder transformador del Cloud Computing y la infinidad de capacidades que puede ofrecerle a las diferentes organizaciones para apalancar sus procesos de transformación digital y continuidad de procesos críticos y del negocio en sí. Cuenta con Nub8 para que tu proceso de adopción de nube sea controlado, seguro y sobretodo, exitoso.

Recientes Posts

¿Cómo podemos ayudarte?

Escríbenos