5 mejores prácticas para gestión de nube

Sin importar el punto en que te encuentres dentro del camino de adopción a la nube, es necesario contar con una estrategia clara para asegurar el éxito en el proceso. Es fundamental contar con un socio consultor que tenga la experiencia suficiente para mitigar riesgos y aplicar las mejores prácticas ya sea, en etapa de proyecto o ya en la gestión de nube. 

Dentro la basta información que se encuentra sobre buenas prácticas en gestión eficiente de nube, escogimos las 5 que consideramos aplican a la mayoría de las organizaciones y sin duda les ayudarán a obtener sus objetivos de negocio apalancados en su estrategia de nube.

La importancia de las buenas prácticas de gestión en la nube

Es fundamental comprender que, el proyecto no culmina con el aprovisionamiento de recursos en la nube y la migración de cargas de trabajo, es importante contemplar una estrategia que contemple los 5 pilares del marco de buena arquitectura como son:

  • Excelencia operativa
  • Seguridad
  • Fiabilidad
  • Eficacia en el rendimiento
  • Optimización de costos

Aquí puedes conocer más sobre el marco de buena arquitectura.

Adicionalmente, es importante afrontar los retos del Cloud Computing ya sea, con un equipo idóneo o, con un partner que brinde toda su experiencia en la administración y optimización de las soluciones en la nube.

Aun cuando los proveedores de nube garantizan unos niveles de servicio que pueden brindar confianza a las organizaciones, estas garantías pierden validez a menos que se despliegue más de una instancia para los diferentes servicios. 

Como empresa se debe contar con una estrategia y arquitectura que brinden redundancia, resiliencia y demás capacidades que apalanquen la continuidad de negocio y la eficiencia del mismo.

Buenas prácticas de gestión de nube
  1. Orquestar una nube robusta

La forma correcta de diseñar una nube resistente es seguir las prácticas recomendadas por el fabricante en las diferentes etapas de diseño, implementación, mantenimiento y gestión. Debe evitarse a toda costa un único punto de fallo, esto se logra a partir de la implementación de múltiples instancias, codificación en redundancia, entre otros. 

Puede parecer que estas medidas incrementan los costos pero, estos costos no son nada en comparación de los perjuicios que una caída de servicio puede ocasionar a su negocio.

  1. Contar con un Plan de mitigación de riesgos

Es fundamental identificar los riesgos que pueden afectar la adecuada operación de la nube y elaborar un plan de mitigación asociado, de forma que los problemas se encaren con eficacia.

 Estos planes de recuperación ante desastres, la realización de copias de seguridad, y demás medidas deben ser conocidos por el equipo encargado y ser actualizados periódicamente cada vez que se identifiquen nuevos riesgos o que la arquitectura de nube sea ajustada.

  1. Monitorear la infraestructura y servicios Cloud

Es importante monitorear la infraestructura, servicios cloud, conectividad, y amenazas de seguridad de manera que se pueda identificar cuando alguno de los elementos se encuentra cerca del umbral de alerta y así tomar medidas de forma proactiva.

Los costos son una importante variable que también puede ser monitoreada, a fin de evitar sobrecostos en la facturación mensual.

  1. Gestionar el TCO (Costo Total de Propiedad) de uso de nube

En ocasiones las organizaciones abandonan la nube dado que los costes incrementan incesantemente y comienzan a recibir cobros por servicios aprovisionados, aun si estos no están siendo utilizados. 

Es por ello muy importante conocer el tipo de cobro que genera el CSP (Cloud Service Provider) por los diferentes servicios y elementos que hacen parte de nuestra infraestructura en la nube y, de esta manera utilizar las diferentes herramientas para optimizar costos periódicamente y pagar sólo por lo que se usa.

De igual forma, se puede identificar también cuando algunos recursos deben ser redimensionados por sobreutilización que pueda implicar un riesgo en la continuidad operativa.

  1. Contar con el equipo adecuado para administración y operación de nube

Las capacidades de un CSP no son suficientes si no se cuenta con un equipo humano con los conocimientos y experiencia suficientes para administrar y operar la nube. 

En este sentido, se puede hacer un mix entre los servicios de un partner consultor avalado por el CSP y el equipo del cliente para llevar a cabo las labores de soporte de nivel 1, 2 y 3, escalamientos al proveedor, atención de incidentes y requerimientos, administración, operación y optimización de infraestructura y servicios en la nube.

Es fundamental que el equipo humano se encuentre al día en los conocimientos relacionados con el CSP y las buenas prácticas y herramientas que se liberan periódicamente para aplicarlas en la organización y mantener al día la operación.

Recuerda que Nub8 tiene la misión de apoyar organizaciones como la tuya en sus procesos de adopción de nube!

Posts Recientes

Categorías

¿Cómo podemos ayudarte?

Escríbenos